Diana, la joven que denunció acoso y después fue asesinada, en Nayarit

“… ¿Tenemos que esperar a que pasen actos de mayor gravedad para empezar a reaccionar gente?”

Con esa pregunta Diana Carolina, estudiante de la Universidad Autónoma de Nayarit (UNA), cerraba la denuncia publicada en su cuenta de Facebook en agosto de 2019, en la que revelaba que había sido acosada y agredida al salir de su escuela, a plena luz del día, sin que nadie interviniera o la defendiera.

Nueve meses después Diana, de 21 años, está muerta. Fue brutalmente asesinada.

Su cuerpo fue encontrado dentro de la recámara de su propia casa en Tepic, Nayarit, yacía tendida sobre la cama con múltiples heridas provocadas con un arma blanca en abdomen, brazos y pecho.

“Hubo mucha saña… le quitaron la vida de forma inhumana” dijo ayer el fiscal del estado Petronilo Ponce Medrano.

Y sí – como Diana anticipó – esta nueva agresión en su contra fue lo suficientemente grave para que la indignación creciera. En pocas horas se volvieron virales los mensajes en redes sociales de condena junto con el “hashtag” denominado #JusticiaParaDiana.

Ello provocó a su vez que el gobernador de Nayarit, Antonio Echevarría, emitiera un mensaje asegurando que “a las mujeres no se les debe tocar ni con el pétalo de una rosa” y exigiendo resultados.

El fiscal Ponce, por su parte, prometió – como siempre sucede – que no habrá impunidad, y que era tiempo de hacer un alto para “reflexionar”.

“Esto involucra a toda la sociedad, hay que hacer un alto y una reflexión profunda de que no se le puede estar dando un trato inferior a las mujeres y los hombres necesitamos entender que la participación de la mujer en la actualidad no es como tradicionalmente se concebía”, dijo el fiscal.

Pero el feminicidio de Diana no es el primero caso ocurrido ni en Nayarit ni en México. Tan solo en los primeros cuatro meses de este año 1 mil 301 mujeres fueron víctimas de homicidio o feminicidio, un promedio de once mujeres asesinadas todos los días, entre las que ahora figura Diana Carolina.

De acuerdo con un parte policíaco al que tuvo acceso, la ultima vez que Diana Carolina fue vista con vida fue el viernes 22 de mayo. Según lo narrado por su padre Henri Heraclio Raygoza Acuña de 49 años, la familia decidió pasar el fin de semana en otro lado, pero Diana prefirió quedarse en casa para seguir la restricción por la contingencia sanitaria.

Desde ahí no se supo mas de la joven hasta que el domingo por la tarde la familia regresó a la casa ubicada en calle de Huajicori 202, en la colonia Morelos de la capital de Nayarit. Al llegar al domicilio descubrieron el cuerpo de la joven en la recámara principal.

El fiscal Ponce Medrano, dijo que de acuerdo con los resultados de los exámenes forenses se calcula que la joven fue asesinada entre las 7 de la mañana y el mediodía del domingo 24 de mayo. La causa del deceso fue la perdida de sangre ocasionada por múltiples heridas hechas en su cuerpo con un arma punzocortante. Algunas de las puñaladas fueron en los brazos, lo que evidencia que la joven intentó defenderse.

La inspección inicial en el domicilio familiar arrojó que ni una puerta ni una ventana fueron forzadas por el agresor para irrumpir en la vivienda, lo que abre la posibilidad de que éste tuviera llaves o fuera un conocido. Tampoco se encontraron huellas de un robo o algún saqueo, lo que permite concluir que la intención directa era cometer el crimen.

En el dictamen de criminalística quedó asentado que la joven se encontraba sobre la cama boca arriba, semidesnuda, con la pantaleta a la mitad de sus muslos. Al cierre de este texto continuaban en curso las pruebas de genética para determinar si hubo algún tipo de violencia sexual y si hay residuos que permitan identificar al responsable.

Diana Carolina no estaba ni drogada ni alcoholizada cuando ocurrió el crimen, como mostraron las pruebas toxicológicas.

Hay una pista que dejaron el agresor o los agresores. En la pared del dormitorio fueron colocadas las siglas “SF” utilizando la misma sangre de la joven. Las autoridades indicaron que ya tienen una idea de lo que podría significar, pero no quisieron revelar más detalles.

La Fiscalía estatal ha recabado más de una veintena de declaraciones tanto a vecinos de la casa, así como a personas del circulo de amistad y familiar de la Diana Carolina. El fiscal Ponce Medrano hizo un llamado a la sociedad civil para que aporten datos útiles que ayuden a que el crimen no quede impune.


Subir

cheap jerseys