logo

VACÍO por: Gerardo Moreno

por: Gerardo Moreno

El contenido del recipiente se había evaporado con el paso de los años pero no fue sino hasta la quinta revisión, en el año 2018, cuando buena parte de la sociedad notó que este se encontraba casi en la nada. La ausencia del gobierno era lo que explicaba dicho vacío y otros entes terminaron llenando el envase y la sociedad pagando las consecuencias.

Al principio los que tenían el encargo lo hicieron por comodidad, por mostrarse todopoderosos y solo mandatar, así que no faltaron los abusados que sacaron ventaja de la oportunidad. En las paraestatales quienes lo llenaron hasta desbordar fueron líderes sindicales que con chantajes llegaron a obtener privilegios excesivos. Después, en otros sectores con pretexto de la privatización por falta de rentabilidad, particulares colmaron la vasija con la consecuencia de reglas y precios a conveniencia, como acaparadores. Basta con dar un vistazo al pasado para apreciar que generaciones anteriores gozaban de servicios que eran obligación del Estado mientras que las nuevas los pagan a costos desproporcionados y en últimos tiempos hasta boicots al gobierno para la adquisición de medicamentos. Finalmente, y quizá la más grave por la visión de complicidad, fue la cesión de poder en zonas y ciudades que además dio para saquear el recurso destinado a seguridad.

La factura de esto la sigue pagando, y con creces, un país completo hasta el día de hoy solo porque ambiciones particulares pudieron más que el bien colectivo al grado que estructuras ajenas al régimen crearon cotos de poder y ejercieron tareas que no les incumbían. Lo aberrante es que quienes lo permitieron, actuaron como si no fueran a ser ciudadanos nunca más, como si sus familias no fueran a padecer las consecuencias de esos actos en los que perdimos todos.

Separar el poder económico del político y diferenciar al servicio público de la delincuencia fueron pasos obligados para retomar el control, por lo que ahora cuando se observa de nuevo el recipiente se nota que de a poco en poco se vuelve a llenar y si, cada quien a hacer lo que nos toca.


Subir

cheap jerseys