Un año sin justicia por feminicidio de Jessica González

Roberto Fuentes / Morelia en Línea

Morelia, Michoacán.- A un año de la desaparición de Jessica González Villaseñor y a cuatro días de haber encontrar su cuerpo con huellas de violencia no se ha logrado acceder a la justicia luego del atroz hecho.

Este martes se cumple un año de que el
Hermano de Jessica apareció en las redes sociales pidiendo apoyo para localizar a su hermana, lo que pronto se viralizó en las redes sociales y medios de comunicación.

Luego de ello se inició una búsqueda social por grupos feministas y la Fiscalía General del Estado (FGE). No obstante se arrancó una jornada de protestas en la capital del estado pidiendo la localización de la también docente.

Fue hasta cuatro días después que en medio de una manifestación con una marcha que partía de casa de gobierno a las oficinas de la FGE fue que trascendió que se localizó un cuerpo con las características físicas de Jessica.

Minutos más tarde, la FGE confirmó por medio de su cuenta oficial de Twitter que el cuerpo que fue localizado en un predio boscoso en una zona de Altozano, correspondía al de Jessica González Villaseñor.

Por lo que ese mismo día se inició una nueva jornada de manifestaciones, pero en esta ocasión para pedir justicia por el feminicidio de la profesionista.

El principal sospechoso, Diego Urik “N”, por ello a finales de septiembre del año pasado la FGE solicitó una ficha roja ante la Interpol, ofreciendo un millón de pesos para quien brindara información para dar con su paradero.

El joven fue detenido un día después en el vecino estado de Jalisco, para ser puesto a disposición; posteriormente el imputado fue vinculado a proceso por el presunto feminicidio de Jessica González y le fue otorgada prisión preventiva.

A partir de ese momento corrieron cuatro meses de investigación complementaria. Al terminar este periodo se solicitó una ampliación investigación complementaria, misma que fue otorgada por dos meses más.

Sin embargo, mientras este último proceso transcurrió se dio a conocer un primer amparo que frenaría el proceso jurídico en contra de Diego.

El amparo fue promovido ante un juez federal por la defensa, contra la negativa que la FGE a acceder al juicio abreviado.

Posteriormente se dio a conocer de un segundo amparo en contra del acto de vinculación a proceso; ambos amparos luego de al menos un mes fueron ratificados por jueces en favor del caso de Jessica. Pero la defensa solicitó una nueva revisión.

Situación que ha mantenido el caso frenado desde el 02 de abril que concluyó la investigación complementaria. Para pasar al juicio oral y posteriormente obtener un fallo condenatorio en caso de encontrarse culpable el imputado.

El pasado 10 de agosto se dio a conocer una prueba anticipada resultado de la necropsia de ley a cuerpo de la víctima.

El perito que reservó sus datos personales señaló que hubo un trato cruel ya que se le propinaron 32 golpes en vida a la joven, golpes que no le arrebataron la vida al momento, sino lentamente, de acuerdo a lo referido por el experto.

En el marco del año de su desaparición se da a conocer por parte de la familia de Jessica que existe un tercer nuevo amparo. Con este recurso legal pretenden recuperar el vehículo en el que presuntamente fue llevado el cuerpo de Jessica al predio donde fue localizado, ya que se argumenta es propiedad del padre de Diego.

Situación que fue señalada por la Madre de Jessica, Verónica Villaseñor Ferreyra al considerar que “no es posible que la familia de el no se de cuenta cuanto daño nos han hecho en un año”, enfatizó.

Por ello aseveró, que continuarán hasta el final para lograr la sentencia de 50 años, pese a que los recursos económicos de ellos se encuentren limitados en comparación de la familia de Diego que tiene la capacidad de pagar ocho abogados que lo representan.

La madre de otros dos varones, señaló que han continuado en contacto con los medios de comunicación, ya que la defensa de las chicas Víctimas de cualquier tipo de violencia era parte de los pensamientos de Jessica.

“Decidimos hacer esto publico por que ella sabía lo mal que estabamos como sociedad y que tenía que haber un cambio”, señaló.

Finalmente, recordó que Jessy era una chica explosiva, que le gustaba escuchar música de Banda y hacer ejercicio, así como ver siempre por sus alumnos, por lo que ahora continúan con las labores altruistas que la joven realizaba en escuelas que le habían dado oportunidad de hacer sus prácticas profesionales.


Subir

cheap jerseys