logo

Sin fila en las nieves, Pátzcuaro busca resistir a la pandemia

Ivan Villanueva/Morelia en Línea

Un bossa nova suena a través de las bocinas de la plaza que lleva el nombre del conocido como Tata Vasco, pero un fronterizo listón amarillo impide que los pocos paseantes disfruten de su nieve de pasta en las bancas; La dinámica ha cambiado pues todo se traduce a “solo para llevar joven” -algunos otros privilegiados solo pueden tener una mesa para dos personas- pero así las personas prefieren irse, nos cuentan un comerciante.

La tradicional fila de las nieves ahora no existe, un joven viste una gorra vino que combina con la arquitectura colonial de las casas, su cubrebocas y su ánimo lucen desanimados, permite que el tiempo se escurra entre sus dedos al textear algo con su celular; La escena es repetitiva en el Portal Hidalgo.

También la maratónica labor de comprar pan dulce en el mismo portal se convirtió en una compra exprés, una voz se levanta “hay que respetar la distancia por favor y se ponen gel del que tengo en la vitrina, ahorita la atiendo señora”, en menos de dos minutos logras retirarte de ahí.

Las artesanías ya no son el cartel fuerte de los portales de recuerditos, ahora se ofertan en grandes rectángulos de colores que destellan, la frase “Cubrebocas artesanales” te hace voltear rápidamente, pero de artesanal solo el título tienen, nada como los hechos en la comunidad de Santa Cruz, hechos costura por costura, acá se observa la marca de la máquina, esa que abarata la mano de obra de artesanos.

Pátzcuaro se encuentra en su época del año más fuerte, la fiesta del pueblo, La Noche de Ánimas, el festival de globo de Cantoya, entre otros atractivos del turismo nacional e internacional ahora están frenados por la pandemia.


Subir

cheap jerseys